4 comentarios

Hacer el amor Vs Follar

Confesiones de una amantis religiosa VII: El placer no depende del amour

KillBill

Hace unos días, nuestra lectora Erica comentaba en respuesta a un post mío sobre el orgasmo:

“Creo que no deberían confundirse la compenetración o el grado de intimidad que conlleva el tener sexo con otra persona cuando hay sentimientos de por medio a cuando no los hay”. Otro lector, Javi, comentaba “en una (relación) fugaz, el sexo es simple mecánica corporal (sin dudar de su vis ludica), y bastante vacío de contenido… emocional”.

Entiendo que estas frases vienen a defender una idea bastante extendida según la cual el sexo con amor es más satisfactorio, que es una experiencia que pertenece a otra dimensión. Bien… vamos a analizar esa creencia.

Por un lado, hay una parte moral que se replica en esa afirmación, a menudo de manera inconsciente. Un eco de esa moral judeocristiana que tenemos incrustada en el ADN muy a nuestro pesar y que nos dice que el sexo sin amor es una cochinada. Esa moralina odiosa sale cuando menos lo esperas y cuando menos lo mereces, por mucho que seas la persona más liberal del mundo.

Hay otra parte que apunta al romanticismo, a todo lo que pasa antes y después del sexo, a la sensación de estar levitando y que se da más por el amor que por el sexo. Sin duda, el sexo por el sexo no te hace levitar: si te has corrido muchas veces te marea, pero eso es otra cosa.

Pero también hay una parte, y van tres, que me parece que remite a la seguridad, a la complicidad y a la posibilidad de sincerarte, de ser más tú sexualmente cuando estás con alguien a quien conoces y que te conoce bien, alguien con quien no tienes que fingir. Por eso el primer polvo con alguien no acostumbra a ser el mejor, y por eso yo me parto de risa cuando algún Torrente presume de follar a una distinta cada noche, como si alimentarse de primeros polvos consecutivos fuese motivo de orgullo.

La situación de libertad sexual con tu pareja suena a ideal, pero no estoy tan segura de que lo ideal suceda tan a menudo ni que funcione por mucho tiempo. No tengo claro que una sola persona pueda cubrir todas tus fantasías sexuales a lo largo de tu vida por una pura cuestión de leyes físicas: nadie puede ser hombre y mujer, alto y bajo, dominante y sumiso (de los de verdad), nadie puede duplicarse para hacer tríos, ni multiplicarse para hacer orgías, por poner algunos ejemplos. Y, por si esto fuera poco, tu amorcito y tú podéis tener gustos sexuales simplemente diferentes y necesidades sexuales distintas: del polvo diario al polvazo mensual hay un abismo.

Contando con todo esto, hacer el amor (el amour) puede ser simplemente menos satisfactorio que follar. Tal vez más romántico, sí, más mágico, (psé), pero no necesariamente más satisfactorio. Me quedo con que son experiencias distintas, pero me costaría decidir cuál de ellas prefiero yo…

4 comentarios el “Hacer el amor Vs Follar

  1. Creo que estamos bastante de acuerdo y que me faltó añadir, a esa frase en que me citas arriba, que no deberían confundirse ni compararse. Es cómo comparar si te gusta más el helado de chocolate o el de vainilla, habrá quien lo tenga clarísimo y muchos otros, pues depende del momento…

    Otro posible debate sería si tras varios polvos con la misma persona (que como bien apuntas es cuando se empieza a disfrutar más del sexo) las mujeres y lios hombres enfocamos de igual manera la situación. Yo sé de amigas que si el tío las folla bien y ya van unas cuantas veces se empiezan a plantear si tras esa conexión sexual no habrá otra que vaya más allá.

    • Las conexiones sexuales son extra planetarias. No hay mayor unión- cuidado que no digo compromiso- el veneno de esa idealización sexual , justificada/ argumentada o no, es el nexo más intenso entre dos personas, dos individuos.

  2. mi alma de “Torrente” se enorgullece no tanto de ser un follador en serie, como del inmenso placer que siento al coleccionar momentos sexuales con varias hembras….y mas aun si cabe, al revisar todo el material grabado (siempre con el debido permiso)….simplemente delicioso.

    • Todo buen cazador guarda un recuerdo de sus conquistas.
      Pero que clase de recuerdos?
      Una amiga me confesó que realizaba fotos a los falos de sus conquistas antes y después del acto , aquello del ” antes y el después”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: