Deja un comentario

¿Qué es el ‘polyamor’?

 Justin Timberlake no ama a  Britney Spears

 KillBill

Empecemos hablando de monogamia:

Justin Timberlake y Britney Spears fueron una pareja de moda hace unos años. Guapos (según la norma social), rubios (tinte mediante), jóvenes y pastosos a más no poder, su pareja era el ideal para de medio mundo. Hasta que ¡glups! Britney decidió pasarse al lado oscuro y le puso una sonada cornamenta a Justin. El guaperas tomó su revancha pública a través de una canción maravillosa y un video calentito: Cry me a river (traducida a lo cutre como “llórame un río”, expresión que no significa nada en castellano pero que tiene como sentido “llórame hasta que revientes, mala zorra”). En el video Justin le prepara una trampa a Britney: se llevaba a una chati a casa, se la tira en la cama de la pareja, lo filma en video y deja la grabación puesta en la tele panorámica. ¡Toma ya!

Ahora poneos en fila y levantad la mano quienes de vosotros y vosotras hayáis vivido algo parecido: cuántos habéis engañado a vuestra pareja, habéis sido engañado, o habéis tenido que salir por patas para resistir la tentación de acostaros con esa persona que os tiene loquitas.

La monogamia, la parejita única para toda la vida forma parte del rollo del amor romántico, el príncipe azul y la princesa del cuento. Según esas historias, tú te enamoras y por arte de magia te vuelves ciega, sorda e insensible a todo el resto de la humanidad. Tu corazón está tan lleno de esa persona que nadie más tendrá espacio nunca jamás.

Pero luego la realidad nos cuenta otras cosas: nos cuenta que la vida está llena de deseos, que podemos querer mucho a nuestra pareja y encontrar a alguien que nos atrae hasta lo indecible. Y no por ello dejamos de querer. O que podemos enamorarnos de dos personas a la vez, o enamorarnos de una y seguir amando a la otra. Podemos emocionarnos con lo blanco y lo negro simultáneamente, podemos ser múltiples, inclusivas y hasta honestas con todo ello. Cuando nos emparejamos podemos seguir yendo al cine con otras personas, tomar cafés, hablar, reír, pero no podemos volver a querer, ni volver a follar con nadie más. Y la pregunta es ¿por qué no? ¿Por qué la fidelidad es más importante que la lealtad?

Ahora vamos a hablar de polyamor:

Imaginaos a Britney diciéndole a Justin: “Cariño, he conocido a un hombre que me encanta!”. E imaginaos a Justin respondiendo: “¿Sí? ¡Ostras, me alegro por ti Brit!”. Pensad ahora en Brit hablando con el tipo en cuestión y diciéndole: “Honey, me encantas, pero quiero que sepas que tengo una pareja maravillosa, que lo quiero mucho, y que sabe que tú existes. Que yo esté contigo, no lo excluye en absoluto a él”. Y ahora, además, pensad al honey respondiendo: “Guau, Brit, él debe ser un tipo fantástico para que tú estés con él. Me alegro por vosotros. Y ahora, ¿follamos?”

Si la escena hubiese sido así, ni Brit ni Justin se hubiesen llevado el disgusto del siglo. Al contrario, su relación se hubiese visto posiblemente enriquecida, se hubiesen sentido más necesarios el uno para el otro, hubiesen confiado más, y hubiesen vivido más a gusto. Sin necesidad de mentiras, ni de dobles vidas, ni de romper corazones.

¿Es posible tener una pareja así? Sí, es posible. La única parte ficticia de la conversación anterior es la respuesta de Justin. Él, posiblemente, no hubiese dicho solo “ostras, me alegro por ti Brit” porque tal vez en ese momento estuviese sintiendo la punzada de los celos. Pero los celos, y esa es la gran sorpresa, no son insalvables. No hay personas naturalmente celosas y personas que no lo somos: todo el mundo siente celos, pero no todo el mundo decide dejarse guiar por ellos. No todo el mundo decide que los celos son más importantes que el amor.

Pero este tema, queridas, ya lo dejo para otro post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: