Las madres son sexys

Confesiones de una amantis religiosa IV

 KillBill
 
Queridas y queridos, hoy os voy a presentar, por si no las conocéis, a las MILF, las “Mothers I Like to Fuck”. Ciérrense las braguetas, caballeros, que la cosa viene seria. Porque estas MILF son una forma de perversión del feminismo, de propuesta esclavizante disfrazada de liberadora. Las MILF son una categoría muy popular en el porno, protagonizada por mujeres que rondan los 40 años, delgadas, tersas, consistentes, musculadas y eternamente pizpiretas. Tirando a infantiles, vamos. Y ya os aviso: si hablamos de porno, que cada uno se pajee con lo que desee.
 
Pero las MILF han saltado de las pantallas para influir en la manera en que nos pensamos, y nos pensáis. Este concepto forma parte de una nueva dictadura que dice que además de ser una superwomen, ahora también tenemos que ser supermadres sin renunciar, además, a ninguna de las cualidades de una hembra perfecta. Es decir, a parte de tener que aguantar largas jornadas laborales sin que se nos desmonte el maquillaje, sin despeinarnos, sin sudar, sin desfallecer a pesar de estar eternamente a dieta, subidas a nuestros stilettos mientras no perdemos el paso a compañeros que calzan comodísimos zapatos planos, ahora también tenemos que parir sin que se nos note, amamantar sin que se nos caigan los pechos, pasar noches en vela sin acusar una triste ojera y volvernos locas con todo ello sin perder un ápice de nuestra frescura natural. Y, además, reincorporarnos al trabajo y a la vida pasados cuatro meses como si no hubiese pasado nada: parir y cantar. Y todo esto, por si fuera poco, lo vivimos como un avance, como un logro. ¡Ahora podemos ser madres y estar divinas! ¡Yuhu!
 
Las MILF, queridas, no son un cambio de paradigma: es la misma mierda de siempre. Antes, la maternidad se lo comía todo, se te comía, se te acababa la vida, te convertía única y exclusivamente en ‘Madre’. Y ya se sabe que las madres, como los ángeles, no tienen sexo. Ahora la maternidad no debe notarse para que puedas ser una estupenda MILF. También, fijaos, ante todo madre, pero además “follable”. No follante, sino follable. No deseante, sino deseable. Seguimos sin aspirar a ser divinas y nos contentamos sólo con estarlo, con parecerlo.
 
¿Mi opinión? Ya la sabéis: corte de mangas y que les den. La maternidad, las estrías, la barriga, las cicatrices, la flacidez… son nuestras. Son la prueba de que estamos vivas, de que vivimos. A esos cazurros que sólo se excitan mirando naturalezas muertas, dejadlos pajeándose con sus MILF. Nosotras queridas Kill-Bill’s, podemos exigir mucho más que una etiqueta pajera.

3 comentarios sobre “Las madres son sexys

  1. Genial Kill Bill! formo parte del grupo “Siempre corriendo, niños-cole-curro-cole-niños, ducha, cena, ¡hola cariño! ya tengo la cena hecha”.
    Pedicura, depilacion laser, etc etc. Por eso he dado un paso adelante. He parado, he respirado. Me he dado cuenta que me exijo demasiado y, para qué? Para otros. Ahora en época de reflexion, sigo siendo una estupenda madre y me lo tomo todo con más calma. Os animo a todas a hacerlo. Un beso Kill Bill y sigue así.

    1. Bravo por ti Danielle! Seguro que eres una madre estupenda y una mujer fantástica, junto y por separado! Otro beso para ti!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s