Punto de NO retorno

PuntoNoRetornoHoy me preguntaba mi amiga S. cómo los hombres nos damos cuenta que estamos en ‘el punto de no retorno’. Ella consideraba, y además lo veía clarísimo, que este accidente de geografía emocional ocurre en el momento en que vosotras nos abandonáis. Decía que sólo en ese preciso instante somos conscientes de la situación.

Pues quizá tenga razón mi amiga. Los hombres tendemos a no valorar lo que tenemos hasta que lo perdemos. Y claro, luego llegan los llantos y los lloros. A los chicos nos pasa que no nos fijamos en las pequeñas, pequeñísimas, señales que nos lanzáis con motivo de alerta. ¿Y sabéis por qué? Porque pensamos aquellos de: “si quieren o necesitan algo, ya lo dirán”. Pues parece ser que no. Y entonces ya es tarde. ¡Pero ojo! Que es tarde para ambos.

Los hombres no somos conscientes de esas dudas que intentáis hacernos entender sin palabras. Y es que chicas, la comunicación se inventó hace ya mucho tiempo y nos ayuda a entendernos. Usarla no es malo, todo lo contrario, es beneficioso para la pareja. No sé por qué os empeñáis en dejar vuestras dudas al desamparo, convirtiéndose en asteroides que avanzan hacia la relación. Ninguna película con estas masas estelares acaban bien.

Volviendo al tema del punto de no retorno, y entendiéndolo como ese lugar desde donde ya es tarde para desandar el camino iniciado y pronto como para saber que lo que hay más allá de tus pasos es una realidad apetecible… Ese punto se llega con todas las ilusiones posibles, pero hay amigo, una vez allí las dudas te asaltan. Oyes aullidos nocturnos, el sudor es frío, las paranoias te abordan y entonces… ¿Entonces qué? Pues señor, hay que caminar. Y aquí es donde vosotras entráis en escena. Recordad que es por vuestro bien y recordad que no somos adivinos, ni lo pretendemos ser, que esta una pseudociencia poco predecible. Queremos luz en alguna dirección. ¿Acabamos esto y atravesamos el túnel, o volvemos raudos y veloces antes de que se nos olvide el camino?

El punto de no retorno masculino se produce cuando notas que te estás enamorando y que vosotras no os definís, no marcáis el camino. Por tanto, querida S. quizá tengas razón, pero sois vosotras las que debéis señalar el camino porque nosotros estamos esperándoos hace rato en él. Sólo falta aclarar en qué dirección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s